La segunda parte de la saga llega a la gran pantalla con éxito en la preventa

Más de 15.000 entradas vendidas en la preventa en España auguran de nuevo —dadas las actuales circunstancias— buenos datos a la segunda entrega de la saga «After», adaptación cinematográfica del fenómeno literario que Anna Todd (autora-guionista-productora), ha exportado a más de 30 países. «After. En mil pedazos» llega a la cartelera española el 4 de septiembre con la intención de igualar o incluso superar a su antecesora, la primera película de la franquicia: «After: Aquí empieza todo» que, en abril de 2019, logró colocarse a la cabeza de la taquilla en 17 países y recaudar 70 millones de dólares en todo el mundo. La pregunta inevitable ahora es: ¿lo conseguirá?

Hasta el momento tachada de convencional o mediocre por la crítica internacional y, en contraposición, adorada por sus fans denominados afternators, este fenómeno taquillero de masas adolescentes continúa llevando a la reflexión. Y es que aun tratándose de un romance sincero dado a recordar resulta muy cuestionable, sin embargo, que esté a la altura de otras cintas de sagas similares al estilo Crepúsculo(Twilight) con la que tanto se la ha comparado. La producción estadounidense, que se estrenará en la mayor parte de países europeos este mes, retrasó su proyección a octubre en Estados Unidos debido a la COVID-19.

La relación de Tessa Young (Josephine Langford) y Hardin Scott (Hero Fiennes Tiffin), los protagonistas de «After: Aquí empieza todo» se complica aún más, si cabe, en «After. En mil pedazos» con la llegada de Trevor, (Dylan Sprouse), el nuevo compañero de Tessa en la Editorial Vance, donde consigue un puesto como becaria. Tessa y Hardin, separados por un tiempo, vuelven a reencontrarse después de una fiesta de trabajo en la que Tessa ha bebido más de la cuenta y acaba llamando por teléfono a Hardin para dar inicio de nuevo a sus ya sonadas idas y venidas «¿Con quién estás, Tessa?», pregunta celoso Hardin. «¿Por qué no me has llamado?», contesta Tessa intentando guardar el equilibrio en la secuencia que transcurre en una discoteca a la que debe asistir sin tener claro, previamente tan siquiera, si puede acceder. Tramas familiares, confusiones, altibajos —esos que más captan la imaginación del espectador— se entremezclarán con fantasmas del pasado para poner a prueba la fortaleza de su relación. Con todas las buenas y malas decisiones, Hardin y Tessa continúan sintiendo esa química irresistible que les hace seguir intentando estar juntos.

Read full article: https://wsimag.com/es/espectaculos/63351-after-en-mil-pedazos